10.2.08

Niños hermosos en la ruta hacia Comuna de los Ríos...


Un poco de dedo en la selva amazónica y otro poco de ayuda de un bus debido a la escasés de tránsito que presentan estos caminos que, sin embargo, se encuentran muy habitados y con almacenes en cada asentamiento, a diferencia de lo que nos habían alertado antes de entrar...
En la ruta le pedí a un hombre que estaba ocultando su conexión clandestina al cablede luz eléctrica cuando vio aparecer a la camioneta de la empresa de energía que iba haciendo mantenimiento y a la que habíamos hecho dedo si no tenía granos de café para plantar. El muchacho me dijo que sí y salió corriendo, desapareció en la espesura verde y al rato regresó con 4 granos de café con la mala noticia de que la mayoría estaban verdes, pues, para ser plantados deben madurar en la planta... Después me mostró una planta pequeña que tenía cerca de la ruta y estas son las hojas de café. Espero que las semillas que llevo crezcan en Formosa.
El hombre de la selva que me regaló semillas contemplando su plantita de café...
Este niño esperaba el bus que lo llevaría a Tena a veder los productos de la huerta de su casa. Cuando llegamos a este punto del camino lo encontramos trepado a un árbol cosechando esas bainas que tiene al lado. Cada vez que veo una fruta exótica para mí y que pregunto cómo se come eso, me responden lo mismo: se chupa.

A estos niños los encontramos haciendo dedo a unos kilómetros de Puerto Misahualli, rumbo a Comuna de los Ríos donde esperábamos tomar una canoa hasta algún pueblo contiguo para vivir, como la gent elocal, la experiencia de moverse navegando como el medio más habitual. Queríamso viajar como la gente local y pagar lo que le cobran a los lugareños, nada de tours, así que nos lanzamos a ¨la selva¨ con mil precauciones de la gente de Misahualli que nos decía que allá no había qué comer ni negocios donde conseguir alimentos, pero no les creímos mucho, de algo tiene que vivir la gente, así que cargamos en las mochilas sólo un gran paquete de galletas de vainilla y algo de agua mineral, y salimos a la ruta ante el asombro de una parejita de chilenos que andaba desesperada buscando un tour para hacer el mismo recorrido: ¨¿y van a ir solos por su cuenta, sin un tour??¨ Y por qué no, la selva no es otro planeta ni mucho menos un lugar hostil, sólo hay que tomar precauciones... Viniendo de Formosa, una región llena de montes subtropicales, no me iba a achicar por asomar las narices ante un poco de selva... Hay muchas historias de pueblos en la selva no-contactados, pero para mí, aunque me discutan, el título de no-contactados es una exageración. Si ellos deciden vivir al margen de otros tipos de culturas, me parece que está bien, incluso hay historias de exploradores degollados y cosas así, que los dejen tranquilos, pero no creo que los famosos no contactados vivan ignorando que cruzando la espesura que los protege hay una civilización en decadencia... Si se mantienen al margen es porque lo que vieron no les gustó, seguro que los aviones y helicópteros de los dueños de las minas y petroleras, incluso algún que otro narcotraficante, deben sobrevolarlos como pájaros de hierro. Tak vez sólo sea mi cabeza de chorlito que no puede aceptar la idea de que hayan no-contactados, pero bueno, sigue siendo un misterio para nosotros que sólo nos acercamos a los bordes de esa inmensa selva amazónica que continúa en Brasil, Perú, Colombia y no sé dónde más... ¡Qué pulmón! Lo más peligroso es que bajo esa espesura hay petroleo y minerales preciosos... Lo verde es sólo una alfombra gruesa para algunos que ven meten sus hocicos más abajo.

A este niño lo conocimos corriendo detrás de un bus en movimiento para alcanzarlo y darle un manotazo.







1 comentario:

Anónimo dijo...

Hermosos niños y niñas!...que el arco iris simbolice la inclusión de ellos al costado bueno del mundo actual.