19.11.09

Impresiones de Noviembre II -BOLIVIA-

El fin de semana pasado, con Rosa, mi nueva amiga viajera, nos fuimos a Tartagal desde Palmar Largo (Formosa) a dedo con una de las camionetas de la petrolera. Llegamos de noche y ahí nomás nos tomamos un taxi trucho a Pocitos, Bolivia, y luego otro hasta Yacuiba, donde pasamos la noche en un hotel confortable y barato después de tomarnos unas cervecitas Paceña. Ella va habitualmente a comprar ropa que revende en El Potrillo y cruzando el Pilcomayo en chalana, yo fui para salir un poco del monte, conocer lugares que no conocía y dormir una noche cómada en un hotel después de varias noches de calor, cortes de luz e invasión de insectos after rain... Fueron dos días en la vida que me devolvieron el alma, salí del país, la pasé bien, tomé muchos, muuuuuuchos jugos naturales en la calle (probé de tamarindo) y unas cuantas Paceñas; ¡hasta chicha morada tomé!! esa bebida que había probado en Perú, de maíz morado con limón, frente al Pacífico. De paso estuve en el otro extremo de mi querida Salta y me fui a bailar a un boliche en Tartagal, já. Todo salió muy bien porque a la salida del boliche enganchamos una camioneta de la petrolera de regreso a Palmar, volvimos durmiendo y con barro porque había llovido, si volvíamos un rato después no podríamos haber entrado porque la lluvia siguió... De Palmar a Potrillo le pedimos a una señora que nos lleve en su moto, así que éramos tres chicas en una cross... Muchas aventuras este mes, entre tanto, taaaaaaanto trabajo que tengo. Bolivia me encantó, es más limpia y ordenada de lo que me esperaba, y para la próxima vamos a ir a Tarija, Santa Cruz de la Sierra, y quién sabe donde más... Por mi lado, le debo un viaje a Paraguay a Rosa por el este, cruzando el río Paraguay en chalana... miren que cuando se cruzan dos formoseñas aventureras, vaqueanas y montaraces, una nacida sobre el Bermejo y la otra sobre el Pilcomayo, la combinación puede ser explosiva, ¡quién nos para! estén atentos, la aventura continuará en los montes formoseños y sus fronteras ribereñas llenas de contrabandistas...


Palmar Largo, esperando que nos lleven.


Tarotista en Yacuiba.


Ferias de Yacuiba.


En plena campaña se ve por un lado azul en apoyo a Evo, y verde en apoyo a la autonomía de Santa Cruz de las Sierras... Las fábricas de ropa y calzados que se venden aquí están en Santa Cruz y los vendedores comentaban que la mercadería no se estaba renovando por los paros y cortes que están habiendo por allá.



Jóvenes de Pocitos escuchando reggetón a todo volúmen en la vereda...

Mamasita boliviana en Pocitos, la forntera entre el Pocitos argentino y el Pocitos Boliviano, es idéntica a la que hay entre Perú y Ecuador, un puente lleno de feriantes, ni cuenta te das cuando estás en el otro país, ni papeles te piden...

¡Jugos de frutas por todas partes!!! Mmmhhh. Cada fruta rara...


¡Acá están, acá están!!! Por mucho tiempo había dejado de contar mis historias de viajes cuando salía a los bares con amigos en Resistencia porque cuando les dije que en Bolivia habían pochoclos de fideo mostacholi me trataron de loca y mentirosa, acá está la prueba para los cabeza de chorlito que no creen en las maravillas del mundo.


Coca por todas partes.








Tartagal, no estaba en nuestros planes pero fuimos a bailar a un boliche con cinco pistas con Rosa y su primo.

No hay comentarios: