6.11.12

Crónica del Pozo

Como en "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo" de Murakami, me metí en un pozo profundo y antiguo, y pedí que me sacaran la escalera. Me conecté con subterfugios que desconocía, que me espantaron, luché contra invencibles... 
Me vencieron muchas veces. 
Al final creo que sólo me castigué un poco, me di donde más me dolía, hice como el monje que se fue al desierto ayunando, o a la montaña, y un día decidió volver, o bajar. Tal vez porque encontró la espiritualidad, o a sí mismo, o lo que necesitaban encontrar. Yo, al revés. Encontré muchas cosas que sabía que estaban ahí, que sabía que no me iban a gustar; no encontré espiritualidad; ni siquiera a mí misma. Me alejé de mí en el pozo. Tal vez para convencerme de que desde un principio ya sabía dónde tenía que estar. 
Ahora entiendo por qué en los últimos años me gustó tanto leer a Murakami. 
Bueno, ya viví demasiado tiempo en este pozo, es hora de emerger. Afuera me esperan sueños que dejé hace 10 años. ¿Me reconocerán? 
Gracias a los entrañables que siempre me reconocieron como aquella "otra", a pesar de verme en el pozo; con algunos hasta me pelée por obstinarme en quedarme ahí. ¿Me pasan la escalera? Cuando llegue al último peldaño, la tiro, como Wittgenstein recomienda. Por fin estoy contenta, así que voy a dar un toque virtual a algunos queridos cómplices que me han visto a través de esta oscuridad, y con los que crecí y recorrí buenos tramos. 
Hubiera querido festejar con todos ustedes mis 30, pero como está lejos la mayoría, los voy a empezar a buscar por el mundo en los próximos años. Prometido.


(Pozo del Dinero en la Isla del Roble o Isla Oak (en inglés Oak Island) en el Condado de Lunenburg en el litoral sur de Nueva Escocia, Canadá en la costa del océano Atlántico... No es mi pozo, pero es un lindo pozo igual.)

No hay comentarios: